veneno para plagas

Venenos para plagas

Los venenos tienen mucha importancia en el control de las plagas, es por ello que en este artículo, no vamos a referir a los venenos para plagas, sean estas aves, roedores, o insectos.

Las plagas transmiten enfermedades, dañan cultivos, muebles, construcciones, o elementos que usamos en nuestra vida, es por ello que debemos controlarlas, y los venenos nos ayudan a ello.

Además de los venenos para plagas, existen las trampas que son eficientes, para la eliminación o exterminio de ellas.

 

Diferentes venenos

 

Existen muchas variantes en el mercado de venenos, para cada tipo de plaga, y los efectos son los específicos para cada especie. En el pasado, los pesticidas que se usaban eran muy potentes, tato que tenían incidencia en el medio ambiente y en las muertes de muchos seres humanos, sin contar las mascotas que morían al ingerir este tipo de venenos.

Pero en la actualidad ya no se confeccionan, con ese alto poder letal, y mucho menos son dañinas para el medio ambiente, pero lo que si es importante que cuando se manipula un veneno para plagas se debe saber que se está en presencia de elementos peligrosos que pueden tener incidencia en nuestra salud.

Las empresas de control de plagas, son registradas con la habilitación correspondiente para poder efectuar los trabajos, y las personas que fumigan son expertos, que saben con qué tipo de pesticidas o venenos trabajan, cuánto es la cantidad que deben colocar y cuándo. Es por eso que si hemos decidido hacerlo por nuestra propia cuenta hay que asesorarse antes de comprar, de colocar y sobre todo tener en cuenta la cantidad y los lugares estratégicos para cada tipo de plaga, ya que no se trata de colocar venenos para plagas en el lugar que nos parece, sino que todo esto tiene que ver con un análisis de la situación, del tipo de plaga, y de la construcción en sí.

Los métodos para combatir las plagas se pueden clasificar en físicos y mecánicos, biológicos, y naturales. Los primeros se refieren las trampas que podemos adquirir, o confeccionar en forma casera para atrapar el mayor número de las especies que necesitamos exterminar, los biológicos tienen que ver con los venenos para plagas, para su posterior eliminación, o control, y los naturales, que son métodos que requieren de un cierto conocimiento, es decir saber qué tipo de hierbas es rechazada por tal o cual insecto, efectos y cambios de temperatura y luz, y otros métodos menos convencionales, son los que menos daño al medio ambiente hacen y en forma natural, se puede ahuyentar, un buen número de ellas; lo cierto es que el hombre desde tiempos inmemoriales, lucha con el exterminio de las plagas que dañan sus cultivos y elementos materiales, con lo cual también tienen que ver con la economía.

Cuando de eliminar plagas se trata, los seres humanos adquieren trampas, venenos, recurren a todo lo que tienen al alcance de la mano, y están en lo cierto, porque muchas de ellas son realmente peligrosas para la salud, como por ejemplo las ratas que además de dañar paquetes, construcciones, comida, transmiten enfermedades que atentan contra la vida, como el hanta virus, que si no se detecta pronto, puede llevar a la muerte de cualquier individuo. Pero también es cierto que los venenos para plagas, muchas veces son más perjudiciales que las plagas en sí, si no se conoce sus efectos en los humanos o se colocan en cantidades no permitidas, como los pesticidas que se colocan en las plantaciones de frutales, en forma indiscriminada, es por ello que las instituciones gubernamentales, hacen hincapié en ello, verificando que los fumigantes y venenos sean los correctos y no atenten con la salud de su población.

 
 

 
 

Productos peligrosos

En el pasado, no se tenía mucho conocimiento de ello, y las empresas no tenían el control que tienen hoy, y así a lo largo de la historia, podemos observar que muchas poblaciones, se han visto perjudicadas en gran medida, por las acciones indebidas de estos pesticidas, en cuanto a endemias y enfermedades que se repetían en cierto individuos que habían tenido contacto con ellos. El DDT, es un veneno altamente peligroso, en un mínimo contacto, y sí, así se aseguraban de eliminar rápidamente el mayor número de especies perjudiciales pero la paradoja era que también se eliminaban plagas benéficas, y varias pérdidas humanas. En la actualidad, una compañía que no cumple con los debidos requisitos, sencillamente, desaparece. El DDT, ya no es el producto químico base, para hacer veneno para plagas y no por ello no son de muy buena calidad, además tienen efectos residuales, y con la mínima cantidad los efectos son excelentes. Esto es porque se hicieron estudios y los científicos, entomólogos, biólogos y expertos en medio ambiente, han estudiado cada caso en particular y esto da como resultado, los productos químicos con los que hoy podemos contar.