plagas del naranjo

Plagas del naranjo

En el caso de hablar acerca de las plagas de naranjo, debemos decir que es exactamente lo mismo que hablar acerca de las plagas en cítricos. Primero y principal, no podemos dejar de nombrar a las llamadas "Cochinillas".

Este tipo de plagas también son muy conocidas y se caracterizan principalmente por cambiar de color según a estas les convenga, es decir, según el color de la superficie en donde se encuentren, por eso es que son difíciles de detectar.

Es muy común que las encontremos sobre las hojas, los ramilletes y el fruto mismo. Lo que hace este tipo de plaga de naranjo es clavar su pico en la superficie del fruto, absorbiendo la savia vegetal y los fluidos propios del naranjo. Esto provoca en el aspecto de la fruta, hojas y cáscaras amarillentas, descoloridas y luego, las mismas se caen de sus árboles.

 

¿Qué tipos de plagas presentan los naranjos?

 

Existen varios tipos de cochinillas y las mismas se distinguen entre sí debido a que algunas poseen caparazón, otras de tegumento endurecido, con protección cérea algodonosa o escudo protector. Su aspecto s diferente, aunque todas actúan de la misma manera.

Ante estos casos, lo mejor que hay que hacer es mantener un control periódico de las especies, por ende, ante esto la medida más efectiva que podemos tomar es aplicar un insecticida específico para combatir a la plaga de naranjo. Lo mejor es tomar las riendas a tiempo y aplicarlo en el momento en el que la plaga no esté muy desarrollada, ya que cuando las plagas son muy grandes, es mucho más complicado poder combatirlas.

Otro de los tipos de plagas de naranjo más conocidas son las llamadas "cochinillas del olivo". Su nombre se debe a que no sólo ataca a los cítricos, si no también al olivo. Estos insectos son sumamente perceptibles debido a su gran tamaño, dureza y color oscuro. Es en primavera cuando es muy común ver este tipo de plagas de naranjo, aunque ese es el momento en el cual comienzan a crecer y es en el verano, en donde brotan completamente. Lo que hacen en estos casos es succionar la savia proveniente de las hojas del naranjo y como consecuencia a la planta en sí le dificulta la transpiración y la fotosíntesis.

No podemos olvidarnos también del "coconet". Este es un insecto que ataca a todos los cítricos, no solamente a las naranjas. Lo que hacen es debilitar las hojas y las ramas de las plantas de a poco. Podemos percibirlo porque en las hojas se detectan pequeños orificios, tipo picaduras. Este es un tipo de plaga de naranjo sumamente grave, por lo que es difícil combatirla. Lo mejor es el mantenimiento y el cuidado constante de este tipo de plantas para poder detectar a tiempo cualquier tipo de plaga o insecto.

También debemos nombrar a los pulgones que son insectos que succionan y absorben la savia de las plantas. Por eso es que si observamos a la planta atacada por pulgones, podemos darnos cuenta de que las hojas están deformadas, como si estuviesen marchitas. Estos pulgones, son de varios colores, algunos blancos, amarillentos o verdosos. De igual manera, las plagas atacan en diferentes magnitudes; si ésta es de gran tamaño el ataque será débil, podremos darnos cuenta que las hojas estarán cortadas y los brotes dañados. Ante el ataque de este tipo de plagas, debemos recurrir a insecticidas específicos para los pulgones.

En cuanto a la mosca blanca, debemos decir que además de atacar a las naranjas, también ataca a limones, mandarinas y pomelos. Estas son voladoras, por lo que si agitamos las hojas, se irán volando. Lo que provocan en las hojas, es decolorarlas, pasando del color verdoso característico al amarillento. Si este tipo de plaga de naranjo es de gran tamaño, lo que sucederá es que las hojas comenzarán a caerse.

 
 

 
 

En conclusión

Podemos hablar también acerca de un tipo de gusano, llamado "nematodo". Estos son imperceptibles, ya que su tamaño es microscópico y lo que hacen es ingresar en las raíces e ir alimentándose de ellas. Si la plaga es sumamente grande, la plaga puede matar a la planta en poco tiempo.

Es muy difícil detectar a este tipo de plagas, porque justamente, son microscópicas pero podemos identificarlas porque la planta se seca o por el contrario, posee un exceso de agua o falta de nutrientes. Las hojas comienzan a decolorarse lentamente a un color verde pálido o amarillento. El crecimiento se va haciendo más lento y se va marchitando.

Lo ideal es detectarlo previamente mediante los distintos síntomas que podemos detectar y hacer una desinfección en los suelos. En el caso de que esta planta esté ubicada en una maseta, lo que se hace es arrancar las malezas en mal estado. También existen plaguicidas e insecticidas para aplicar en estos casos especiales.