palomas

Palomas

Cuando vamos de paseo al parque es inevitable ver a las palomas que están esperando que las personas les den de comer, y hay cientos de ellas, en la plaza, en los edificios, en las alturas de los campanarios de las iglesias o edificios viejos de la ciudad.
Están allí porque el ser humano, las alimenta y sin querer les da refugio en esos lugares mencionados, pero cuando estamos en presencia de una verdadera plaga de palomas, es cuando nos comenzamos a preocupar, así que empezamos a ver las maneras o los procedimientos para su exterminio.
En primer lugar diremos que las palomas gozan de buena reputación entre los niños, adolescentes y adultos, es por ello que les dan de comer, esto no está bien ya que cuando crecen en número, nos perjudican muy mucho, así que si tomamos conciencia de ello, no tendríamos que lidiar con las compañías que se encargan del control de plagas, con lo cual gastamos mucho dinero y esfuerzo en el exterminio. Además si estas compañías hacen el trabajo mediante venenos para su desaparición, estamos degradando nuestro medio ambiente y se vuelve a formar el círculo vicioso que no es para nada recomendable.

 

Control de plagas

 

Ellas se alimentan de granos siendo el preferido el maíz, de arroz, de frutas en mal estado, de insectos, y necesitan mucho agua para la supervivencia, y una de sus curiosidades es que es una de las aves que sorben el agua a diferencia de los pájaros que colocan todo el pico en los bebederos, pero si les damos nosotros, el agua para beber y los alimentos para vivir, ellas no buscarán otros lugares en donde arreglárselas para alimentar a sus crías, y no se irán, por lo tanto crecerán en número hasta hacer peligrar el hábitat humano. Son aves de mediano tamaño, y pueden ellas, tener diferentes colores, que van desde el gris hasta el negro, y blanco.


Cuando es la época de apareamiento, forman sus nidos en un lugar estratégico lejos de la intemperie, muy protegidos de las lluvias y de los vientos, y en las ciudades, las vemos en los entre techos, en balcones, en terrazas, y en cuanto espacio tenga para estar solas con sus parejas, suelen tener tres crías por año aproximadamente unas treinta o cuarenta aves que aumentarán la colonia cada año, y si son ya cientos de ellas, las enfermedades tienen el lugar apropiado para instalarse.
Tienen las palomas, la particularidad de hacer sus excrementos en los alrededores del nido, y entre las plumas, restos de ramas secas, bichos que cazan en vuelo, y regurjitaciones, todo es un foco infeccioso de muy peligroso alcance. Porque transmiten muchas enfermedades al ser humano, como por ejemplo toxoplasmosis, mal de Chagas, clamidiasis, salmonelosis, neumocefalitis, histoplasmosis, conjuntivitis, tuberculosois, entre otras más de severos síntomas, y que muchas veces las curaciones no dan resultados puesto que no son diagnosticadas a tiempo, por lo general, en niños o ancianos.
Para evitar una infestación deberíamos limpiar los sectores, quitando los nidos de las palomas, colocar las trampas más conocidas como los pinchos que dificultan su estadía, colocar sebos envenenados para exterminar la mayor parte y en el mejor de los casos, cazarlas para ser llevadas a los centros en los que las pueden necesitar, con fines científicos, o detección de diagnósticos, todo esto cuesta dinero y mucho esfuerzo, ya que son animales muy insistentes y cuando ya formaron una vez el nido es muy difícil erradicarlos.

 
 

 
 

Otros datos

En muchos lugares del mundo son veneradas, y cuidadas, pero cuando llegan a los centros neurálgicos de las ciudades la preocupación comienza a ser mayor, por cualquier riesgo de una epidemia de enfermedad. En otros lugares, en cambio no, y las combaten de maneras muy inteligentes, sin dañar el medio ambiente, colocando los pinchos y otras trampas, o simplemente no dándoles de comer, para evitar que aniden.
Son tan peligrosas como los roedores, ya que su comportamiento es muy promiscuo, porque adoran la suciedad, y si pensamos en que viven con sus propios excrementos en el nido, dan lugar a otras plagas no menos peligrosas, como las moscas que viven y se alimentan de las deposiciones, formando así el círculo infeccioso más potenciado.
Las palomas de las zonas rurales, viven en los establos, en las granjas, junto a otras aves de corral, con quienes comparten el alimento, en los graneros, en los patios de las estancias, y demás espacios en donde puedan anidar. Por otra parte las palomas, son muy ruidosas y sus aleteos constantes, por la lucha del territorio, o las peleas entre los machos, dificultan la vida de los vecinos de un edificio. Tienen depredadores que se alimentan de sus huevos, y de los pichones de palomas, los búhos, que también tienen comportamiento similares, teniendo la pareja de por vida, pero suelen tener una cría por vez.