desinfecciones

Desinfecciones

Para hablar de desinfecciones, hay que definir la palabra, ya que muchos pueden confundirla con limpieza profunda. La desinfección comprende, la lucha contra microorganismos patógenos como son los virus, bacterias, hongos, etcétera. Que a pesar de ser imperceptibles para el ojo humano, causan graves enfermedades en los seres humanos y en las instalaciones infectadas, afectando en forma negativa la calidad y salubridad de los humanos.
Las empresas de desinfecciones, fumigaciones y limpieza, no solamente se dedican al control de las plagas, sino que además hacen una identificación del problema, intervienen y desinfectan cada zona en la que posiblemente haya quedado rastros de agentes patógenos.

 

Focos infecciosos

 

Los excrementos o cadáveres de roedores, en techos entre pisos, deposiciones de animales como murciélagos, palomas, ratas, y las cucarachas, son algunas de las especies que transmiten serias enfermedades en los seres humanos que tuvieron contacto con ellos. Estas contaminaciones suelen emanar malos olores, que por otra parte, son un foco de infección peligroso para el hombre ya que pueden propagar virus, hongos y bacterias, como por ejemplo la salmonela, el herpes, enterocolitis, escherichia coli, toxoplasmosis, vibrio cholerae, entre otras graves.


Las desinfecciones, permiten eliminar y prevenir la generación de focos infecciosos, inhibiendo la propagación de un importante número de enfermedades infecto contagiosas, muchas de ellas derivadas de la contaminación producida por las plagas urbanas, insectos, roedores, aves, etcétera. Ya que muchas veces los trabajos de limpieza, no alcanzan la profundidad necesaria para eliminar los agentes patógenos en puntos sensibles de control. Deben ser procesos minuciosos, y deben alcanzar a las áreas de difícil acceso y en particular aquellas en las que ha tenido lugar una infestación por plagas.
Este tipo de maniobras, no se llevan a cabo sin los productos que corresponden para a cada caso, sino que se logran con la colocación de los mismos, y con las estrategias con las que trabajan los expertos que se ocupan en las empresas de desinfecciones. Lo que hay que tener en cuenta que estas empresas en primer lugar, hacen la limpieza, después se hacen los trabajos correspondientes a controlar las plagas, y por último la desinfección exhaustiva de cada espacio fumigado, para que no queden restos, ni de las plagas, ni de los productos químicos que se han usado para ese trabajo.
Las desinfecciones más comunes son las que se efectúan en sanatorios, hospitales, escuelas, universidades, y otros establecimientos en los que asiste mucha gente, en los restaurantes, bares, y patios de comida; se hacen cuando no hay público presente cuando se cierran las puertas de esos locales.
Los espacios fumigados y desinfectados, lucen bien, pero además está lejos de contraer bacterias o virus que pueden enfermar a las personas que allí se encuentran, por eso es tan importante que se hagan en los lugares puntuales en donde el público es muy numeroso. Cuando hablamos de las desinfecciones en el hogar, estas resultan muy ventajosas, sobre todo si esa vivienda ha sido deshabitada por largos períodos, o se trata de una nueva vivienda adquirida por nosotros en la que habitaban otras personas, así estaremos seguros que no tendremos que lidiar con plagas, o infestaciones de cualquier tipo, y los ambientes estarán listos para estrenar. Ciertamente que las desinfecciones son muy útiles para la mayoría de los espacios en los que ocupa el ser humano.

 
 

 
 

¿Cuándo desinfectar?

Mucha gente, acostumbra a que cuando salen de vacaciones a descansar, dejan a las empresas que se encarguen de todo, es decir en primer lugar las fumigaciones de las plagas que se tengan y luego las limpieza y desinfecciones que hagan falta para que a la vuelta ya no queden olores a químicos, y la casa esté reluciente por donde se la mire. Hay que tenerlas en cuenta por lo menos cada dos años, sobre todo en las viviendas en las que viven varias personas, que trabajan y que traen todo tipo de bacterias, en sus zapatos, ropas, abrigos, etcétera.
Las preguntas pueden ser muchas, si nunca hicieron una desinfección, por ejemplo si hay lugares en los que no pueden ingresar o no está permitido hacerlo, si los productos son amigables con el medio ambiente, si dejan sustancias volatilizadas en el aire, si tienen olor los desinfectantes usados, etcétera. Si buscas todas esas respuestas deberás contactarte con una empresa que haga todo el trabajo, es decir desde la fumigación y limpieza, y la desinfección final, que gustosos van a responder todo lo que nos haga falta antes de la contratación.
Los efectos de las desinfecciones duran bastante tiempo, o por lo menos los ambientes quedan libres de plagas, de suciedades, de posibles hongos y bacterias, y esto es sencillamente muy ventajoso para los integrantes e la familia. Pero antes de contratar a una compañía que hará el trabajo, e importante que nos aseguremos que estas cumplan con las normativas vigentes, para la aplicación tanto en el ámbito industrial, como en el caso doméstico.