productos para fumigar

Productos para fumigar

En este artículo nos referiremos a los productos para fumigar, que son los químicos que tienen el objetivo de erradicar tal o cual plaga y hay específicos para cada una de ellas. Para fumigar se deben conseguir ciertos productos insecticidas, raticidas o funguicidas, para hacerlo uno mismo o se puede contratar empresas de fumigación que se dedican en forma exclusiva a esos servicios, y tienen los equipos necesarios para hacer los trabajos a fondo.

Hay ciertos lugares que por su disposición, tienden a ser propicios para albergar insectos y otro tipos de plagas, por lo que el fumigar es en estos sitios, se recomienda se haga al menos una vez por año, sobre todo en lugares que tienen en las inmediaciones terrenos o casas abandonadas o deshabitadas.

En el caso de ratones y ratas, es recomendable hacer una doble fumigación en el lugar y repetirla a los quince o veinte días, porque muchas veces estos roedores, pueden evitar la primera intervención.

 

Los productos para fumigar más eficaces

 

Hoy las empresas trabajan con muy eficaces productos para fumigar, además son inocuos para los seres humanos, no obstante para la utilización de ellos, se deberán tener recaudos específicos, conforme a las normas de seguridad y medio ambiente. Las plagas pueden ser de campo, y de cuidad, y para el caso de fumigar también los productos químicos se clasifican en uno y otro, y la diferencia fundamental entre ellos son sus componentes.

Gracias a los avances de la tecnología, y la ciencia, hoy contamos con productos para fumigar, no solamente más eficientes, sino que ya no afectan al medio ambiente y mucho menos la salud de quienes son los encargados de la colocación. Los grandes campos de agricultura, se fumigan con avionetas, aviones o aeroplanos, para ese fin, y con ello se evita el daño a los cultivos, que muy a menudo podemos ver en las fumigaciones con los equipos de tierra. Los productos químicos que se usan para fumigar campos de cultivo, huertas, jardines, se clasifican en tres categorías: los fertilizantes, los fungicidas, y los pesticidas.

Con respecto a los fertilizantes, estos se usan para proporcionar los nutrientes necesarios, para que el cultivo sea exitoso, y que las plantas no pueden obtener de la tierra, los fungicidas se usan para tratar los cultivos que sufran de crecimiento antinatural o decoloraciones, y los plaguicidas, son los encargados de la eliminación de los insectos, que causan daño al crecimiento.

Las empresas dedicadas a la fumigación en gran escala, tienen todo lo necesario para llegar con éxito a los mejores resultados, y lo hacen en forma ordenada. En primer lugar analizan los cultivos, para determinar no solamente la plaga a tratar o el problema, sino que además, esto les sirve para conocer a ciencia cierta con que productos para fumigar, harán el trabajo. Cabe destacar que los productos pueden presentarse en forma de polvos, o líquidos, pero para ambos casos se tienen que convertir en líquido para poder ser colocados en forma sencilla.

La mezcla o la disolución de los productos químicos para la fumigación se debe de hacer en bidones de talla comercial, y asegurarse de que cuando se hacen estos disolventes, se deben usar ropas adecuadas para no manchar o romper, el uso de botas es muy importante como así también el uso de gafas, o mascaras, y desde luego que guantes, son estas medidas de seguridad para preparar los productos para fumigar en cualquier situación o plaga. Se debe prestar atención en particular los agroquímicos que se usan a través de mochilas, que estos estén en perfecto estado, para evitar escapes, o derrames.

Los avances nuevos en los controles técnicos van mucho más lejos al introducir características mejoradas del diseño que permiten la manipulación automática del producto agroquímico o que facilitan o hacen más seguras algunas tareas de fumigación y tratamiento de las zonas.

El tema puntual de la higiene personal tiene por objeto mantener el cuerpo limpio y no dejar que ningún elemento nocivo permanezca en él durante un largo período, ya que puede ser absorbido por la piel. Es igualmente importante evitar respirar o ingerir aunque en pequeñas cantidades de productos químicos fumigantes, debido a los efectos tóxicos sobre la salud.

 
 

 
 

Los nuevos productos para fumigar

En resumen, estos productos para fumigar de hoy carecen de efectos tóxicos, siempre y cuando las personas tomen los recaudos necesarios para evitar su contacto con las mucosas, piel, y pulmones.

Cuando se decide la compra de productos para fumigar por nuestros propios medios, hay que tener el cuidado de buscar asesoramiento para el uso de ellos, y debemos contar con el equipo correspondiente y los recaudos de colocarse la ropa adecuada, de lo contrario, no solo la fumigación puede ser un peligro para los cultivos, sino para nuestra propia vida. No nos olvidemos que la adopción de todas las medidas de seguridad minimizará los riesgos de una intoxicación severa.