maquinaria de fumigacion

Maquinaria de fumigación

Cuando pensamos en la maquinaria de fumigación, nos imaginamos las mochilas pulverizadoras que están dispuestas con su manguera para esparcir el líquido o la nebulización por las zonas a tratar, pero esta es una de las técnicas más antiguas de fumigación, y para estos momentos hay en el mercado mucha maquinaria de fumigación para cada plaga en particular y no solamente eso, sino que para cada espacio aunque este sea de lo más difícil de ingresar.

Los métodos para fumigar son varios porque las situaciones son diferentes, no es o mismo estar hablando de una fumigación en un campo de golf plagada de grillos topos que rompen el césped, que estar hablando de una verdadera infestación de roedores en un edificio de departamentos, son dos cosas completamente diferentes y lógicamente que no solo los equipos y la maquinaria de fumigación será diferente para cada caso, sino que los productos químicos a usar, deben ser distintos.

 

Una maquinaria para cada necesidad

 

Cuando tenemos plagas en la vivienda, en el negocio, o en la empresa, debemos llamar al fumigador; si los insecticidas, o las trampas no invasivas no dan el resultado que esperamos, y es en ellos en quien debemos confiar, porque una empresa de fumigaciones es una compañía con experiencia sobrada en el tema del tratamiento y control de plagas sean del orígen, que sean.

Internet, es uno de los lugares en los que acudiremos cuando es lo que necesitamos, porque en ella las empresas que publican sus servicios son muchas, algunas muy conocidas y otras no tanto.

Ahora la pregunta puede ser con que criterio elegimos la compañía que se hará cargo de la fumigación o control de una plaga determinada. La respuesta es muy sencilla, será la empresa que tenga la experiencia comprobable, a la que le pediremos el presupuesto sin movernos de casa, que muestre las fotos de donde ha realizado los tratamientos y que tenga la garantía de un buen trabajo.

Porque las plagas son dañinas, cuando invaden nuestro hábitat, son voraces, y muchas o la mayoría transmiten enfermedades muy severas, es por ello que debemos combatirlas sin más espera. Ellos son los que visitan el lugar al que se someterá a la fumigación, hacen un análisis de la situación, y regresan con la maquinaria de fumigación, adecuada para el caso a tratar, los productos químicos, o las trampas, y el personal que se dedica a ello.

Hay maquinas para esta tarea robotizadas, que cortan el ciclo reproductivo de los insectos, sin ruidos molestos, y sin rastros de olores, es ideal para dejar al aire libre y en espacios en donde hay espejos de agua, que son los lugares por excelencia de proliferación de insectos. Otras máquinas son la continuación mejorada de versiones antiguas, pero en este caso poseen mucho más poder que las viejas y obsoletas maquinarias de fumigación del pasado.

Las cabañas agropecuarias, son uno de los lugares en los que no solo se hará un tratamiento o dos por año, sino que requieren de una periódica mantención de la zona, por tratarse de plagas que pueden ocasionar destrozos en la agricultura, expandir enfermedades, o perderlo todo. Por eso las empresas que atienden estos campos, huertas, o granjas, son empresas que se valen de los medios necesarios para el tratamiento de las plagas, y la maquinaria es de última generación.

Las empresas de hoy en día están sujetas a muchísimo control por parte de los institutos de medio ambiente, así que no solamente tienen maquinaria adecuada para la eliminación y erradicación de especies malignas, sino que deben trabajar con los productos inocuos para los seres humanos, plantas y mascotas. El personal que deben manipularlas recibe un curso tendiente a disipar todas las dudas y a comprender el funcionamiento del mismo, para que la persona pueda hacer el trabajo sin intoxicarse, y sin tener contacto alguno con el remedio para plagas.

 
 

 
 

Tipos de equipos

Los equipos para el trabajo de la fumigación, pueden ser automáticos, o manuales, los que deben ser manejados por los expertos, que son quienes están más expuestos a éstos pesticidas, es por ello que también necesitan de su ropa adecuada, trajes especiales, escafandras, lentes o caretas para que el trabajo pueda ser realizado conforme a la seguridad que este requiere.

En el pasado, no se tenía los medios necesarios para cuidar al personal fumigador, y esto redundaba en repetidas intoxicaciones del personal, o de enfermedades, producto del contacto continuo con los pesticidas altamente peligrosos para humanos, plantas y mascotas y para el medio ambiente.

Esto no ocurre en el presente, por muchas razones, y una de ella son los controles a los que las empresas son sometidas, a los productos que se hacen cada vez más eficientes y amigables con el medio ambiente el hombre y los animales. Y sobre todo, por la maquinaria de fumigación que son verdaderos equipos infaltables para hacer lo correcto cuando de plagas se trata.