clases de fumigacion

Clases de fumigación

Las plagas no solo son repugnantes para los seres humanos, sino que ellas atentan con las cosas materiales y son las responsables de muchas de las enfermedades que padecemos, y desde hace siglos el hombre lucha denodadamente con el control de plagas y su exterminio, que muchas veces, lo logra pero la lucha es incansable.
Si tenemos que averiguar sobre las diferentes clases de fumigación, podremos hablar en principio, de las distintas plagas que se pueden presentar, de los espacios a tratar, de las maquinarias a usar y de lógicamente los productos a usar. Porque para cada caso en particular se deberá hacer diferentes clases de fumigación.

 

Datos importantes

 

Fumigar no es una tarea más de limpieza, a la que no le daremos la importancia que merece, sino que todo lo contrario, se trata de una tarea de mucha importancia y que es necesaria cuando los métodos menos invasivos, no dieron el resultado esperado, y estamos frente a un problema serio de contaminación.


Cabe destacar que procedimientos como la fumigación de estructuras, muchas veces presentan ciertos inconvenientes que tal vez no sean tan habituales, como por ejemplo la cantidad de productos que se deben colocar, la forma, las maquinarias a usar, la cantidad de personal, etcétera, todo esto hace que no siempre la fumigación sea idéntica en cada caso. Pero lo que si hay que señalar es que la fumigación, siempre se hará a través de un profesional experto en estas tareas, La empresa Fumigadora, que es la que conoce mejor que nadie las clases de fumigación y los productos y elementos para dicho trabajo.
Las medidas de seguridad son diferentes para cada caso, ya que las plagas muchas veces no significan un peligro físico para las personas, pero si lo pueden ser los productos o las máquinas con las que se emplean para su eliminación. Es por ello que muchas veces se deben remover elementos que dificulten el trabajo, prohibir el acceso a personas ajenas a la tarea, ventilar perfectamente el amiente y limpiarlo antes, y desde luego verificar los tomas corrientes y la red de gas, que deben estar completamente cerradas.
En algunas oportunidades hay diferentes clases de fumigación más complejas y en otras es puramente cotidiano, como por ejemplo cuando se trata de la fumigación de cucarachas, hormigas, roedores, arañas, etcétera. Para mencionar las diferentes clases de fumigación, comenzaremos mencionando la fumigación con líquido; estos son altamente efectivos para todo tipo de insectos voladores o rastreros, y en general no presentan intoxicaciones en personas, y mascotas, se rocían con aspersores, o pulverizadores, y son muy ventajosos para lugares de difícil acceso.
La fumigación con gas es muy apropiada para insectos voladores, el tratamiento recibe el nombre de termo nebulización, el cual penetra en todas las áreas del tratamiento controlado, y en forma inmediata. Para esta clase de fumigación, también se hace necesario muchas veces el uso del líquido, cuando existen zonas de aguas estancadas, que son lugares en donde hay proliferación de mosquitos, moscas, y zancudos.
En la fumigación con gel, se aplican los productos que son de última generación altamente efectivos, porque actúan como sebos, en donde las plagas van a morir a sus nidos, pueden llevar hormonas sexuales del insecto a tratar, o productos alimenticios para ellos, y producen efectos inmediatos y muy efectivos. Para el control de los roedores puntualmente, se pueden utilizar sebos anticoagulantes, que al morir la plaga no emite olores a putrefacción, y son muy efectivos, estos anticoagulantes pueden presentarse granulados o parafinados; se colocan en cartones tomados con guantes, sin contacto con la piel humana, en áreas internas, o en donde fueron vistos los roedores, o en el exterior, especialmente en zonas perimetrales, adyacentes, a fin de formar un cordón sanitario efectivo. Estos sebos están preparados para soportar las inclemencias del tiempo, lluvia, granizo, y viento. También se puede recurrir a la captura de ratones vivos, con las jaulas apropiadas.

 
 

 
 

Otros controles para plagas

Para el control de palomas murciélagos, y otras aves de vuelo, se pueden colocar pinchos, repelente o recurrir directamente a venenos poderosos que al ser colocados en altura no posibilita el acceso a los humanos, y las plagas se exterminan en breve. Cabe destacar que para no llegar a tener plagas en la casa, o empresa, se deben tomar ciertos recaudos de higiene, limpieza, desmalezado, eliminando focos de proliferación, no descuidar los alimentos que deben estar bien tapados, las fuentes de agua estancada destruirlas, mantener a las mascotas limpias y bien alimentadas, el control de la basura, y desinfectar las zonas a diario. Es la mejor manera de prevenir todo tipo de infestación de cualquier plaga. Hemos visto clases de fumigación, que como dijimos al comienzo depende de la plaga, del espacio, y de los elementos a usar para cada caso en particular, pero siempre de la mano de un experto en ello.