fumigacion

Fumigación

La palabra fumigar, ha tenido siempre el mismo significado a través de los años, que es sencillamente: acabar con las plagas. Y si somos más técnicos fumigar, es la utilización de fumigantes para controlar la plaga, y estos a su vez son productos químicos de elevada toxicidad empleado para matar a las diversas especies que se nos presentan.
En el presente artículo vamos a referirnos a las técnicas de fumigar y a las propiedades que tienen los productos que de ellos se sirven para lograr terminar con las plagas. Se considera fumigación, a las técnicas de saneamiento consistentes en la utilización de agentes químicos, destinados al control de roedores, insectos, aves, microorganismos, malas hierbas, de efectos nocivos para el hombre tanto física, como así también económicamente.

 

El mundo de las fumigaciones

 

Estas técnicas continúan desempeñando una función muy importante entre las diversas operaciones de control de plagas, sin embargo, tanto los conceptos como los procedimientos de control de insectos y de otros organismos están cambiando.


Existe actualmente un creciente consenso público con respecto a los efectos adversos que los plaguicidas químicos pueden ejercer sobre la salud del hombre y la calidad del ambiente, razón por las cuales, se da mayor énfasis a los métodos que pueden excluir el uso de estos productos químicos.

Lo cierto es que la fumigación, en la actualidad se aplica a los campos de la desinfección y la desinsectación. Por lo general, las plagas no atacan a las personas, pero cuando han crecido en un gran número decimos que estamos frente a una colonia, que pueden ser éstas insectos, aves o roedores, y en un gran número sí se transforman en un peligro para la salud, y redundan en problemas económicos, debido a las innumerables pérdidas que de ellas se desprenden.
Las plagas traen consigo enfermedades que el humano puede contraer, cuando está en contacto con ellas, entre ellas el asma, las alergias de todo tipo, toxoplasmosis, hanta virus, neuropatías, y otras enfermedades que si no son tratadas a tiempo, pueden derivar en la muerte del paciente. Así que el hombre desde tiempos inmemoriales ha buscado la manera de erradicar las plagas que ocasionan estos males.

Cuando hay plagas que pueden ocasionarnos problemas de salud, medioambientales, o problemas de índole económica, se debe recurrir a las empresas de control de plagas que son las que están capacitadas para realizar una desinfección en el área a tratar. Es importante que el hombre aprenda todo lo necesario para la prevención de estas plagas, ya que muchas veces estas se dan en medios que carecen de saneamiento, y limpieza, por descuido, por ignorancia, o por no contar con los medios necesarios para tal fin.
Cuando tenemos la sospecha que en los lugares en donde trabajamos, o en donde vivimos, hay presencia de plagas, lo que hacemos es llamar y contratar a las empresas que se ocupan de la fumigación, para que las cosas se hagan más rápido y seguro, ya que sabemos que estas empresas tienen todo lo necesario para la erradicación.

 
 

 
 

El sano hábito de fumigar

Para contratar a una empresa de este estilo, debemos tener en cuenta que esta tenga la habilitación correspondiente y las licencias fiscales para el trabajo de saneamiento y limpieza que estamos requiriendo, además saber con que tipo de productos trabajan y que estos sean amigables con el medio ambiente, que además los técnicos que trabajan en ella sean personas que han recibido la adecuada instrucción para cada caso que se les presenta, y que responden a las ordenes de un jefe de equipo para la fumigación que sea. Que tengan las garantías correspondientes, y que sean conocidas en el medio.
Internet es una de las formas de encontrar empresas como estas, además podemos a través de ella, pedir presupuestos para controlar la plaga que sea, contratarla y pagar cómodamente desde la casa o empresa a la que trabajemos. En general, los técnicos pueden visitar las instalaciones antes de comenzar con la fumigación propiamente dicha, hacer un informe sobre los datos obtenidos y pautar fecha y hora a la que se comenzará con el trabajo, también pueden especificar el nombre o los nombres de los productos químicos que usarán para ello, y la nómina de personal solicitado para tal trabajo, es así como trabaja una empresa seria a la que podemos tranquilamente, depositar nuestra confianza.
La fumigación debe considerarse como un proceso más dentro de numerosas técnicas que pueden emplearse para prevenir o controlar infestaciones de insectos. Seguramente, los mejores resultados se obtienen de un manejo integral de todos los aspectos que intervienen en el almacenamiento y preservación de alimentos, a fin de obtener un máximo de protección contra las infestaciones de plagas.